Cómo hacer una compra saludable

Hacer la compra en el supermercado no tiene por qué convertirse en un lugar de tentaciones para quienes desean perder peso y mantenerse saludables; por el contrario, puede ser una experiencia agradable relajante y motivadora. A continuación os damos algunos tips para hacer una compra saludable.

090204 supermarket savings 300x300 Cómo hacer una compra saludable



  1. Tómate tiempo para ir al supermercado, no vayas con prisas, sé que vamos por necesidad pero imagínate que vas de paseo y conviértelo en algo más relajante.
  2. Trata de preparar siempre una lista de la compra y cíñete a ella; así no caerás en la tentación de poner en el carrito alimentos que no necesita y que por lo general vienen cargados de calorías.
  3. Sería bueno, por razones de tiempo y economía, planificar con antelación los platos que piensa cocinar durante toda la semana; de esta manera la compra va a ser más productiva y sin gastar de más.
  4. La sección de vegetales y frutas es la primera que debes visitar porque son los alimentos que más vitaminas aportan a tu organismo. Compre suficientes frutas y vegetales para que te duren hasta la próxima vez que le toque ir al supermercado. Si tienes productos saludables a tu disposición, estarás menos tentado a sucumbir a otras comidas más calóricas.
  5. En la sección de panes y cereales integrales, hay una gran variedad con fibra que puedes escoger, ricos en carbohidratos complejos y excelentes para una buena digestión.
  6. Ve a la sección de pescados y compra los más frescos: Atún, para prepararlo a la plancha o en tomates; salmón para comerlo también a la plancha u horneado. Son ricos en ácidos grasos omega 3, esenciales para proteger el corazón evitando la formación de coágulos.
  7. En la sección de carnes y aves pídele al carnicero quequite toda la grasa a la carne y la piel al pollo, así no tendrás que hacerlo tú en casa, ahorrarás tiempo y contribuirás a mantener el colesterol en un nivel saludable.
  8. En la sección de lácteos podrá escoger entre una gran variedad de leches y yogures descremados, todos ricos en calcio.
  9. En la sección de quesos no deje de comprar el ricota, es de los más bajos en grasa, y muy versátil en la cocina. Si vas a comprar algún queso madurado elige el parmesano porque con sólo agregar una pequeña cantidad le aporta mucho sabor a la pasta. Lo mismo pasa con el roquefort, con una mínima cantidad puedes utilizarlo como aromatizador de aderezos para ensaladas, especialmente las de lechuga.
  10. Aprovecha el supermercado para aprender. Lee el contenido nutricional de los alimentos ¡te sorprenderá lo que descubres sobre tus alimentos preferidos! Elige cada semana un alimento, analiza su composición y piensa en nuevas formas de cocinarlo. Tu imaginación se activará porque una vez conocidos los beneficios que aportan querrás seguir disfrutando de estas propiedades e innovarás con nuevas recetas.