Frutas exóticas y tropicales, en recetas de cocina

Originales, divertidas y también cada vez más populares, las frutas exóticas y tropicales darán sabor y color a su cocina. Descúbrelas. Estas son 10 de las frutas exóticas más habituales, sus características, su sabor… y cómo sacarles el máximo provecho.

frutas tropicales Frutas exóticas y tropicales, en recetas de cocina

Frutas tropicales y exóticas



Las frutas tropicales viven su momento álgido durante el verano del hemisferio sur, invierno en el norte. Las hay ácidas, dulces, insípidas, jugosas, secas… pero casi siempre son de buena digestión y muy ricas en vitamina C. Este nutriente es muy sensible a la acción del calor por lo que, aunque se pueden degustar cocinadas, mejor disfrútelas al natural.

10 frutas exóticas y tropicales

Papaya

Fruta dulce, de sabor suave y muy digestiva. Se puede comer sencillamente con una cucharilla si se parte por la mitad, se quitan las semillas negras y se rocía generosamente con zumo de lima. También queda estupenda troceada en una sopa de naranja a la vainilla.

Mango

Es muy dulce y su pulpa, muy fibrosa. Para pelarlo, córtalo primero por la mitad y elimina el hueso central. Después haz cortes transversales en la pulpa, sin llegar a la piel, formando una cuadrícula. Presiónala como si quisieras volverla del revés y te quedarán al descubierto unos dados fáciles de cortar.

Sugerencia: intercala en palillos largos gambas cocidas con estos dados, asa las brochetas a la plancha y acompáñalas con un aliño de yogur.

Fruta de la pasión

Destaca por su aroma intenso y sus matices cítricos, y es perfecta para quienes gustan de los sabores ácidos con un punto dulce. La fruta de la pasión se encuentra en su mejor momento cuando la corteza está un poco rugosa. Sus semillas, que contienen una sustancia viscosa llamada mucilago, se comen tal cual.

Sugerencia: añade la pulpa a una crema catalana y dará un sabor exótico a este postre clásico.

Plátano macho

Se utiliza como un sustituto de la patata por su alto contenido en almidón y se puede cocinar igual que ésta: asado, hervido, al horno, en puré o en guisados, aunque la versión que más triunfa es la frita. ¡Nunca se come crudo.

Sugerencia: para hacer un aperitivo supercrujiente, pele los plátanos, córtelos en láminas muy finas y fríalos en abundante aceite caliente. Admite la compañía de condimentos dulces y salados.

Piña ‘baby’

Es la versión mini de la piña de toda la vida, aunque no tan fibrosa, más suave y de sabor más dulce. Además de estar deliciosa, puede aprovecharse para hacer originales presentaciones.

Sugerencia: si son pocos comensales, sirve ensaladas individuales en su interior: ahuécala y mezcla la pulpa cortada en dados con pollo cocido y lechuga trocadero.

Lima

También llamado limón verde, es un cítrico que imprime carácter al plato que lo incluya.

Sugerencia: aproveche su piel rallada para dar un toque especial a los aliños de ensaladas y las marinadas de pescados, o prepara una mayonesa casera de corte tropical reemplazando el zumo de limón por el de lima.

Lichis

Son pequeños frutos de sabor suave y dulzón, con piel nada gruesa pero sí rugosa de color rosa fuerte, muy populares en la cocina oriental.

Sugerencia: pélalos, quita el hueso central y añádelos a sopas de fruta, o macéralos en licor y sírvelos acompañando repostería.

Coco

Su agua es una estupenda bebida isotónica, pero la pulpa contiene grasas saturadas, por lo que es mejor moderar su consumo.

Una sencilla receta: hierve arroz con vainilla y, cuando esté cocido, cuélalo. Añade leche de coco (se vende envasada), endulza a su gusto y caliente a fuego bajo 5 minutos más. Puedes servirlo tibio o frío.

Guayaba

El olor de la guayaba evoca de inmediato a paraísos tropicales, donde es protagonista habitual de batidos. Tiene la piel de colores cálidos, una mezcla de rojo, naranja y rosa, que cede ligeramente a la presión cuando está en su punto óptimo. La mejor forma de utilizar su pulpa es triturándola y pasándola por un pasapuré para eliminar las semillas.

Sugerencia: endúlzala, rellena con ella una masa de hojaldre, hornéala hasta que se dore y obtendrás un delicioso postre.

Carambola

Llama la atención por el hecho de que, al cortarse, sus rodajas tienen forma de estrella. Es su principal característica ya que, aunque al comerla da una sensación refrescante, no destaca ni en aroma ni en sabor.

Sugerencia: inclúyela cuando quieras un toque culinario llamativo o en ensaladas. También resulta útil si se quiere limpiar el paladar: sírvela entre plato y plato.