Cesta de la compra: lo más sano, no lo más caro

A la hora de llenar la cesta de la compra cuando vamos al supermercado, lo ideal es comprar lo más sano, no lo más caro. Pues salimos ganando en salud y economía. Vamos con unos cuantos consejos:

cesta compra sana Cesta de la compra: lo más sano, no lo más caro

  • Al comprar carnes: comprar en un establecimiento especializado puede conllevar diferencias de precio de hasta un 40%. Da preferencia a las carnes blancas, como el pollo, el pavo o el conejo, mas magras y económicas. Si quieres ternera, el rabillo de cadera, ideal para asar, es una de las partes más baratas, y del cerdo, el cuello. El hígado es muy nutritivo y barato. Prueba a prepararlo con pimientos verdes fritos, o el clásico encebollado.
  • Al comprar pescado: el pescado congelado conserva sus propiedades intactas y sale a mitad de precio. Si pasas con frecuencia, la pescadería tiene ofertas diarias. Fíjate en el bonito, el jurel, el marrajo o la caballa, normalmente más económicos.
  • Al comprar fruta y verdura: elige siempre productos de temporada, son los que se cultivan en las condiciones climáticas más adecuadas y están a mejor precio, un 15% menos con respecto a otros. Rechaza los productos exóticos y apuesta por los de producción local, ya que han tenido que recorrer menos distancia y soportar menos manipulaciones por lo que mantendrán más propiedades nutritivas.
  • Al comprar pastas y arroces: este tipo de alimentos no encarecen la cesta de la compra, pero son básicos y ofrecen múltiples preparaciones. No desperdicies tampoco el valor proteico de las legumbres. Los expertos nutricionistas recomiendan al menos 3 raciones por semana.
  • Busca lo esencial: evita comprar alimentos precocinados, son cómodos pero engordan más y encarecerán tu compra hasta un 30%. Analiza si necesitas alimentos enriquecidos, ya que puedes lograr los mismos beneficios con una dieta equilibrada


    . Y tampoco te dejes engañar por los productos light, algunos de los alimentos que la utilizan no ofrecen el 30% menos de calorías que marca la ley.

Un buen aliado: lleva siempre contigo una calculadora para saber lo que vas gastando. Verás sobre la marcha cuándo puedes estirar más y cuando debes controlar el gasto.