Cómo preparar y presentar un buffet


   
24 julio 2012. Categoría: Protocolo Etiquetas: .

Cuando hablamos de buffet, nos referimos a una gran mesa con variedad de fuentes y comidas para todos los paladares, que funciona bajo el sistema de autoservicio. A continuación, te damos unas indicaciones valiosas para tanto  la degustación como  la presentación del buffet sea un éxito.

buffet Cómo preparar y presentar un buffet

En general, se ofrece comida fría, sobre todo en épocas estivales, pero también puede incluir algunas opciones calientes.
Sea cual fuere nuestra elección, la mesa debe lucir elegante, abundante y llamativa para atraer a los comensales casi por efecto hipnótico. La comida fría no libera grandes aromas, y es por eso que el encanto debe entrar por los ojos, algo muy distinto a lo que sucede con los platos calientes, cuyos aromas seductores activan inmediatamente el apetito. Los invitados no sólo tienen la posibilidad de elegir y comer lo que más les gusta, sino también repetir aquello que más los deleitó, por eso el buffet resulta a la vez formal y divertido.

En el buffet, la presentación es fundamental.

Espacio necesario para organizar un buffet: salvo que haya mesas aparte para sentarse, el buffet no es el más cómodo de los servicios. Para su organización, hay que disponer de un espacio considerable, ya que la cantidad de invitados suele ser más numerosa que en una comida tradicional. Se mueven constantemente, interactúan con diferentes grupos, se acercan una y otra vez a la mesa principal, y circulan a cada momento esquivando sillas, mesas de apoyo y mozos con bebidas o nuevas fuentes de comida. Para caminar desahogadamente, se estima que se necesitan dos metros cuadrados por cada tres personas.

Disposición de los elementos del bufet.

  • La mesa de buffet es el escenario principal de la velada, por eso su decoración, y la de cada una de sus fuentes, requieren de un cuidado muy especial. Vajilla, cubiertos y cristalería, que preferentemente se dispondrán en otra mesa, también deben estar relucientes. Debido a la gran rotación de platos y copas que van quedando olvidados en cualquier rincón o mesado, la cantidad de vajilla que necesitaremos para el buffet se calcula sumándole al número de invitados la mitad de esa cifra.
  • Los centros de mesa no tienen que pasar inadvertidos ante tanta comida. Al no haber problemas de comunicación visual, los arreglos florales, frutales o los candelabros pueden jugar con diferentes alturas.
  • La mantelería para las mesas de buffet exige preferentemente el blanco, pues la nota de color está puesta sobre la mesa; cualquier detalle o bordado en el mantel pasará inadvertido. El largo deberá extenderse hasta el piso y con las puntas siempre recogidas, para evitar accidentes.
  • Mesas y puntos de apoyo. Para evitar los típicos malabarismos que ponen en práctica los comensales, una copa en una mano, un plato enla otra, la servilleta entre los dedos… conviene colocar pequeñas mesas con sillas que sirvan de puntos de apoyo (no tantas como invitados), una cantidad suficiente.

La logística y disposición del buffet

La logística del buffet se centra principalmente en los paseos de los comensales desde y hacia la mesa de servicio. Precisamente aquí es donde comienzan los problemas de circulación. Las reglas son las siguientes:

  • Si la mesa está colocada contra una de las paredes del comedor, el servicio empieza en el extremo izquierdo y termina en el derecho.
  • Si, en cambio, el buffet está dispuesto sobre una mesa con suficiente espacio a su alrededor, los invitados iniciarán su camino en el sentido de las agujas del reloj, es decir, de izquierda a derecha. Pero, ¿cómo marcamos el punto de partida? En general, con una pila de platos vacíos: lo primero que se necesita para la tournée gastronómica.

Alimentos y bebidas idóneos para el buffet

  • Variedad de comidas y bebidas: una clave para garantizar el éxito de un buffet, es la variedad de alimentos y bebidas que se ofrecen respecto de una comida tradicional: ensaladas, tartas, terrinas, patés, aves, pescados y mariscos, carnes rojas, etc.  Aunque predominan los platos fríos, puede incluirse posteriormente algún plato caliente, según la formalidad del evento.
  • El aperitivo antes de este servicio debe ser ligero, ya que el protagonismo lo tiene la mesa de buffet, sobre todo si a continuación se sirve un plato caliente.
  • Lo ideal es incluir alimentos fáciles de comer y de cortar.Conviene evitar alimentos con huesos, espinas o semillas.
  • La variedad de platos reclama, también, variedad de bebidas, pero, al igual que la cristalería, deberá disponerse sobre otras mesas, en lo posible alejadas de la del buffet. De esta forma, se evitan los congestionamientos. Una barra de exclusiva para las bebidas es una buena alternativa.
  • La presentación de las fuentes deberá ser atractiva, incorporando siempre alguna nota de color, sin sobrecargarla. La decoración tiene que estar acorde con el carácter de la fiesta e, incluso, con la estación del año en que se celebre: navideña, veraniega, otoñal o campestre.
  • Cada fuente deberá contar con sus propios cubiertos de servicio para impedir que se utilicen en otras fuentes. También es preferible reponer las fuentes en lugar de sobrecargarlas de comida.

Protocolo de conducta de los invitados en un buffet

  • No abalanzarse sobre alimentos y bebidas. Esperar la señal de los anfitriones y hacerlo con moderación. La mesa no se va a esfumar como por arte de magia; estará esperando la segunda y hasta tercera vuelta de aquellos comensales que lo quieran probar todo, por lo que cargar el plato como si se tratara de la última vez puede resultar grosero.
  • Nunca introduzcas tus propios cubiertos en las fuentes y toma siempre la parte del alimento situada en la parte más exterior del plato, sin rebuscar demasiado.
  • No detenerse a conversar o a saludar a alguien frente a la mesa de comida. Esto impedirá que el resto de los invitados accedan a ella.
  • El buffet es la ocasión ideal para interactuar con distintos grupos. La dinámica se basa, justamente, en no permanecer todo el tiempo con la misma gente, a la vez que nos permite huir despavoridos de aquellos grupos o personas que no son precisamente de nuestro agrado.


Dejar un comentario