Cómo distribuir la mesa, los cubiertos y la vajilla


   
4 octubre 2010. Categoría: Protocolo Etiquetas: , .

El servicio de mesa para una persona se compone de servilleta, cubiertos, platos y copas. El servicio de cubiertos completo para cada comensal comprende: cuchillo de carne o para el plato principal, de pescado, de postre y uno especial para la mantequilla; cuchara de sopa, de postre, de té y de moka; tenedor de carne, de pescado y de postre.

mesa servida 300x201 Cómo distribuir la mesa, los cubiertos y la vajilla

Disponer la mesa

También harán falta las piezas de servicio correspondientes: tenedores, palas y cuchillos específicos para determinados alimentos: tenedor de tres púas para ostras y cóctel de mariscos; pinzas para el marisco, para espárragos (poco frecuentes); cucharas redondeadas para el consomé; cucharillas para el helado; pinza y tenedor de dos puntas para los caracoles, etc.

Las cuberterías de plata son las mejores, pero hoy en día se opta por los prácticos cubiertos de acero inoxidable, que son higiénicos y mas accesibles. Los hay de modelos de diseño muy atractivos y de excelente calidad, que no desmerecen una mesa bien puesta.

Una distribución armónica del servicio de mesa

Una distribución armónica del servicio de mesa, junto con otros complementarios y ornamentales, dará a su mesa un aspecto festivo creando un ambiente agradable en sus comidas.
Tras poner el mantel, dispón los platos, en general son dos por comensal.

Si servimos entremeses antes de la sopa, colocamos sobre los platos llanos uno más pequeño, y sólo tras retirar éste se coloca el de sopa, convenientemente acompañado de otro llano. Un consomé o crema se sirve en tazas especiales, que se presentan y se retiran junto con su plato.
A la izquierda del comensal y arriba, suele colocarse un platillo para el pan, que en ocasiones poco formales se utiliza asimismo para el queso.
Las copas pueden disponerse en triángulo, con la del agua en medio, centradas con respecto al plato o un poco a la derecha; aunque no hay una regla para eso es más frecuente ordenarlas de mayor a menor y de izquierda a derecha, facilitando el servicio por la derecha de los vinos. El número de copas a colocar ante cada comensal será igual al número de vinos que se vaya a servir.
La servilleta, como se ha dicho, va a la izquierda del plato o sobre éste.

Los cubiertos

1. Los cuchillos y las cucharas se colocan a la derecha del plato y los tenedores a la izquierda
2. El orden de disposición es el mismo en que vayan a usarse, de fuera hacia dentro, de modo que los últimos en uso son los más próximos al plato.
3. Los cubiertos de postre admiten dos posiciones distintas. Pueden colocarse siguiendo la regla general o bien se disponen junto a la parte superior del plato, con el mango de la cucharilla, o cuchillo, dirigido a la parte derecha y el del tenedor a la izquierda. En una cena protocolaria, con servicio, los cubiertos de postre se ponen en la mesa al mismo tiempo que se sirve éste.
4. Hay que recordar que el filo de los cuchillos se dirige hacia el plato, las púas de los tenedores y el cuenco de las cucharas hacia arriba.

La vajilla

Un servicio personal de mesa consta de tres platos como mínimo: hondo o sopero, llano y de postre, estos deben pertenecer al mismo juego, si bien podemos hacer una excepción con los platos de postre y los de pan que pueden ser distintos, pero que coordinen con la vajilla principal.
Una buena realza, igual que ocurre con la mantelería, los cubiertos y las copas, su mesa de gala.
Para una comida informal entre amigos, tal vez en el jardín o la terraza, puede utilizar una vajilla moderna, más audaz pero en ningún momento debe ser de plástico.
Una vajilla completa debe contar con: ensaladeras, fuentes de distintas formas y tamaños, tazas de consomé y sus platos, sopera, platos planos y grandes para ciertos tipos de pescado, etc.

El posaplatos o plato de respeto es un elemento decorativo, aunque es innecesario ahora está muy a la moda especialmente en restaurantes de lujo. Si los tiene puede disponer de ellos en sus cenas en casa para dar a la mesa un aire refinado. Recuerde que este se retira antes de los postres o al finalizar la cena si los anfitriones lo prefieren así.
Este plato base o posaplatos puede también cubrirse con un tapete redondo de tela fina en color blanco o en tonos muy claros y delicados bordados. Su diámetro debe ser superior al de los platos de la vajilla.
Si el café se sirve en la mesa, las tazas deben hacer juego con el resto de la vajilla, pero si se toma en otra habitación o en la zona de estar del comedor, no importa que el juego de café sea distinto o que las copas de licor no sean iguales a las de la cristalería usada durante la cena.

Otros accesorios y adornos en la mesa

Sobre la mesa se distribuyen estratégicamente algunos saleros y pimenteros, vinagreras, si hay algo que aliñar, y bandejitas con mantequilla, siempre al alcance de los comensales.
Recuerde que no se fuma durante las comidas, fumar en la mesa no es correcto. Pón ceniceros sólo si sabes que entrelos invitados hay fumadores empedernidos que violarán la norma irremediablemente.
El adorno floral debe ser de tamaño reducido además de ser muy estético, permiten a los comensales impida verse y hablar cómodamente; los gastrónomos están en contra de estos pues el perfume de las flores estorba la apreciación de vinos y manjares.

Otra posibilidad de adorno sin inconvenientes serian centros o piezas de porcelana, plata o cerámica.
Los candelabros se utilizan sólo para las cenas, y se encienden al sentarse a la mesa, pero la luz de las velas no es suficiente y debemos completar la iluminación de manera adecuada.
No recargues la mesa. No permitas que los adornos se conviertan en un estorbo. Como norma general, si no dispone de ayuda doméstica, simplifica al máximo el despliegue de cubiertos y copas. Recuerda que una cena con un solo vino o con champán, puede ser perfecta si se ha escogido bien.



Dejar un comentario