Modales en la mesa, cómo usar la servilleta


   
12 octubre 2010. Categoría: Protocolo Etiquetas: .

El uso de la servilleta siempre despierta dudas en cuanto a las normas de protocolo en la mesa: ¿a la derecha o a la izquierda del plato?, ¿la dejamos sobre la mesa o la colocamos sobre el regazo?, ¿qué hacemos cuando nos levantamos?.

servilletas Modales en la mesa, cómo usar la servilleta

Diestra o siniestra… Ésa es una de las grandes disyuntivas que tenemos al ubicar las servilletas. si seguimos el estilo inglés, la colocaremos a la derecha; si nos regimos por el francés, la presentaremos doblada con un pan entre sus pliegues sobre el lado izquierdo. en la argentina, lo hacemos a la usanza anglosajona o directamente sobre el plato cuando el espacio entre comensales es reducido. Su lugar en la mesa no es tan riguroso como el que ocupan los cubiertos o las copas y es por eso que, a menudo, nos apropiamos de lo que no nos corresponde.

Una cuestión de modales

Lo primero que debemos hacer al sentarnos a la mesa es colocarnos la servilleta, que estará correctamente situada y perfectamente doblada en forma rectangular o triangular del lado derecho o sobre el plato, jamás dentro de la copa.

Esto no significa desplegarla cual sábana al viento sobre la mesa.Se desdobla por debajo de la mesa, pero no completamente, y se coloca sobre el regazo. No existe otro lugar posible y permisible para ella.

El babero se reserva para los más pequeños… quien la utiliza de esta forma pone en evidencia su mal manejo de los cubiertos, ya que si la usa así, es para no correr el riesgo de estropear su ropa. La costumbre de anudar la servilleta alrededor del cuello se adquirió en el siglo XiX con la moda de los frutos del bosque, época en que su consumo se generalizó y trajo serios inconvenientes para quitar las manchas que ocasionaban.

Uso, pero no abuso

Hay dos momentos clave durante una comida para usar la servilleta: antes y después de beber. Antes, para no dejar recuerdos dentro de la copa, y después, para secarse los labios. Labios y nada más que labios. suave y delicadamente, sin frotarla ni recorrerla de punta a punta como si de una toalla se tratara. Ni la cara, ni la frente, ni las manos deben participar de esta civilidad.

Como todos los extremos son malos, tampoco podemos abusar de ella. Se usa cuando es necesario y con moderación.

Una vez sucia…

Si por algún momento tenemos que abandonar la mesa, la servilleta se deja sobre la silla. Al concluir la comida, se coloca indistintamente sobre el lado derecho o izquierdo, doblándola sin demasiado cuidado. Si en ella quedaron rastros de lápiz de labio o manchas, debemos asegurarnos de que el lado más impecable quede a la vista.

Consejos útiles

  • Existen tres formatos básicos de servilletas: las de aperitivo de 10 x 10 cm; las de té, de 20 x 20; y las de las comidas principales, de 40 x 40.
  • Es importante que la tela de la servilleta sea de fibra natural. Lo artificial es muy poco permeable y desagradable al tacto.
  • Las servilletas de papel se reservan para empanadas, aperitivos y, ocasionalmente, almuerzos informales al aire libre. En este caso, conviene calcular el doble o triple por invitado.
  • No tienen por qué ser de la misma tela del mantel. Pueden cambiar su trama y sus dibujos, siempre y cuando mantengan cierta armonía con el conjunto.


Dejar un comentario