Cómo preparar anchoas y conservas de anchoas

Te proponemos dos recetas distintas para preparar anchoas caseras, y almacenarlas si quieres en tarros de cristal.

receta de anchoas caseras Cómo preparar anchoas y conservas de anchoas



Primera receta

Ingredientes: Boquerones frescos y sal gorda.

Preparación de la receta

  1. Limpiar los boquerones de cabezas y tripas sin mojarlos. Colocar en un colador alternándolos con capas de sal y poniendo un peso encima para que escurran toda el aguda.
  2. Al día siguiente, disponerlos en un bote de cristal, alternando con capas de sal ( no debe haber más sal que pescado). La última capa tiene que ser de sal.
  3. Tapar los botes y guardar en sitio fresco.

Segunda receta

Ingredientes: 2 kilos de anchoas frescas y muy enteras (boquerones), 1 tarro de vidrio, 2 kilos de sal marina, algo gruesa, tantos brotes de tomillo fresco como capas de anchoa.
Preparación de la receta.

  1. Lavar el pescado entero y escurrir. Poner una capa de sal en el fondo del tarro y un brote de tomillo esparcido. Tirar de la cabeza de la anchoa y desecharla con lo que arrastre. Sin lavar ni abrir el vientre, colocar la anchoa sobre el tomillo. Quitar la cabeza de una en una para no perder la sangre y el líquido que da, de lo contrario las anchoas quedarían secas y quemadas por la sal.
  2. Cuando se cubre la primera capa, tapar con sal y ésta con tomillo y repetir lo mismo hasta terminar con tomillo y sal.
  3. Tapar el tarro con un tapón ancho de corcho y meter el tarro en despensa fresca y oscura. A los tres meses escasos están curadas.

Para servir las anchoas

Sacar las anchoas con un tenedor de madera y meterlas en un cuenco con agua fría para quitarles la sal. Ahora abrir, con los dedos, desechar la espina central y dejar la anchoa en dos mitades. Lavar de nuevo y escurrir con sabiduría. Colocar los filetes uno junto a otro en un plato bonito y cubrir con aceite de oliva. Mantener dos horas y están listas para comer. Es preferible sacar las que se vayan a consumir para evitar que se oxiden. O ponerles cantidad de aceite, puesto que los comensales suelen servirse el aceite también porque tiene un sabor delicioso.